Blogia
L a P e d r @ d a

Irak: De mal en peor

Irak: De mal en peor Max Lesnik. Periodista cubano residente en Miami
2003-11-25


Las noticias que llegan de Irak no son como para que duerman tranquilos los arquitectos que diseñaron esa guerra bajo el presupuesto optimista de que las cosas iban a ser como coser y cantar. Cuando el Presidente Bush proclamaba con euforia la victoria total en la operación militar con la ocupación de Bagdad, no podía imaginar que sus soldados estaban entrando en el Infierno. Eso es: ¡El Infierno! Donde el Diablo anda suelto y respondiendo al fuego con fuego. Y lo que es peor los iraquíes matan con odio.

Claro que para los iraquíes los Diablos son los americanos que los bambardearon, después los invadieron y ahora están ocupando militarmente un país que no es el suyo producto de una política que el mundo cuestiona y que el propio pueblo americano, si la aceptó, fue bajo premisas que resultaron falsas: Las tales armas de destrucción masiva supuestamente en poder de Sadaam Hussien y que nunca han aparecido por ninguna parte. El gran pretexto, la guerra contra el terrorismo.

El cable hoy nos trajo la noticia. Otros dos soldados norteamericanos fueron muertos en la ciudad de Mosul, considerada hasta ahora como una de las más tranquilas de todo el territorio ocupado por el Ejercito de los Estados Unidos. Según la información los dos soldados viajaban en un automóvil civil cuando fueron tiroteados por guerrilleros urbanos iraquíes en una calle del centro de esa ciudad. El vehículo, fuera de control, se estrelló contra una pared con los dos militares muertos o heridos en su interior.

Y entonces sucedió lo espantoso. Según contaron testigos, una docena de jóvenes adolescentes que estaban cerca del lugar donde se había producido el hecho, sacaron del auto los dos cuerpos inermes y ensangranetados y los remataron en el suelo con trozos de concreto que descargaron con furia enloquecida en las caras de los dos soldados americanos, quizás tan jóvenes como los propios muchachos iraquíes que perpetraron tan aborrecible acción. Como decir: Ojo por ojo y diente por diente.

Otros testigos dijeron que los soldados fueron apuñalaron y degollados a plena luz del día por unos jóvenes que estaban allí cuando se produjo el tiroteo en tanto otros se abalanzaban sobre los cadáveres para robarles sus pertenencias personales. En medio de la calle quedaron los dos soldados muertos hasta que llegaron al sitio refuerzos del ejercito americano.

El odio a los americanos que existe por parte de la población iraquí no se puede ocultar por mucho que lo pretendan los informes oficiales de las fuerzas de ocupación. Pero¿ qué culpa tienen esos jóvenes soldados del ejercito de Estados Unidos de estar allí? La responsabilidad no es de ellos, es de los dirigentes políticos que tomaron el camino de la guerra sin imaginar que a sus soldados en Irak les esperaba la muerte cargada de odio.

Mientras tanto, aquí, muy lejos de aquel Infierno, todo sigue igual, como si lo que ocurre en Irak no fuera importante. Como los soldados que allí mueren son “voluntarios”, que más da, - dirán los sin conciencia- que importa un cadáver más. ¿ Que es lo que cuenta? ¿Los soldaditos que mueren en Irak? ¡No!

Porque lo que ahora viene es algo grande. Una cosa tapa a la otra. Mientras el Infierno sigue allá en Irak, aquí, en el “Paraíso”, esperamos el juicio de Michael Jackson por televisión. Así estamos, hasta que al pueblo americano le remuerda la conciencia.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres